Testimonios

Yo guardo muy buenos recuerdos de ChiakiChaco y de Hironori. Son las tres personas con las que quedamos en Japón. Nos mostraron una pequeña parte de su país y de su cultura con la mejor de sus sonrisas.

Con Chiaki y Hironori fuimos a un izakaya escondido en una callejuela de Shibuya fantástico. Luego nos acercamos a un bar a terminar la noche con unos yakitoris y unas bebidas. Lo pasamos muy bien.
Chaco nos fue a recibir a la estación de trenes de Nara y nos acompañó por el parque, los templos, fuimos a comer udón con tempura...
Ambas experiencias nos encantaron. Lástima que no coincidiera nadie para acompañarnos a cenar por Osaka el día que íbamos. ¡Quizás la próxima vez!

Es una forma diferente de visitar los sitios, desde otro punto de vista. Te cuentan o muestran cosas que sólo verás si vas acompañado de un nativo japonés. Además, seguro que ya has leído sobre la famosa amabilidad y educación japonesa. Todo lo que hayas leído se queda corto. 

Eduardo, España

http://www.japonmola.com/


Salir con los guías de visita-japon por Tokyo, Osaka y Nara fue una experiencia de mucho aprendizaje sobre Japón y de forjar lazos de amistad.

Dos guías en Tokyo me llevaron por Akihabara, Shimbashi y otras zonas al rededor. Pacientemente me esperaban mientras yo exploraba las tiendas. Su nivel de español es perfecto! Nunca tuvimos inconvenientes en la comunicación. Los aprecio mucho!

En Osaka y Nara, mi gran amiga y guía me introdujo a la vida diaria de los Osaka-jin y me guió a través de templos y castillos contándome la historia de estos lugares. Una noche me invitaron a su reunión de año nuevo, donde conocí otras maravillosas personas que hablan español y les encanta el intercambio cultural.

Recomiendo totalmente este servicio, es la mejor forma de conocer el corazón de Japón, a través de su gente. Japón, el país de los SOLES nacientes.

 

María, Colombia


Durante mi primer viaje a Japón, tuve la ocasión de conocer, por otras circunstancias, a una de las estudiantes de visita-japon.com.

Cuando me explicó acerca de este proyecto me entusiasmó la idea y me puso en contacto con el organizador.

Al poco tiempo, ya estaba recibiendo correos de algunos de los voluntarios, ofreciéndose a guiarme por aquellas ciudades que tenía previsto visitar.

Para mí, fueron unos días increíbles... no sólo se aseguraron de cuáles eran mis intereses para acabar proponiéndome planes de un día hechos a medida para mí, sino que además todos me recibieron siempre con una gran sonrisa y un gran entusiasmo por compartir un tiempo juntos, visitando bonitos lugares y practicando ambos idiomas.

Me trataron como a un amigo y aún mantengo contacto con ellos.

Me enseñaron Tokyo, Himeji, Nara, Osaka y Kobe.

Rutas guiadas por la ciudad, visitas a castillos, templos y parques, una excursión a la montaña, restaurantes de comida local... Sin duda, no hubiera sido lo mismo de haber ido solo.

 

¡Gracias de corazón!

 

David Gómez, España